Aprende con SHEVA


Ana Luisa Cortés - Santa Rosa

Antes que el programa Mejores familias llegara a mi comunidad yo era una persona que pensaba que las mujeres no valíamos nada. En ese tiempo tenía 1 año que me había separado de mi esposo y me sentía sola. Tengo 2 hijas una de 16 años y la otra de 10. El padre de mis hijas trataba mal a mis hijas y a mi. Cuando nos separamos él llamaba solo para burlarse de mí y me decía cosas feas, yo lo que hacía era ponerme a llorar y no le respondía nada.

Pero cuando llegó el programa, yo asistí a la primera reunión y aprendí la primera capacitación ¡qué valiosas somos! Me di cuenta que somos importantes, yo tenía el autoestima bajo. Me nombraron monitora y no me perdía ninguna capacitación. Ya cuando el papá de mis hijas me llamaba no me quedaba callada, le decía que las mujeres eran más inteligentes que los hombres y me atreví a denunciarlo. Aprendí muchas cosas que no sabía hacer. El peso y talla para saber el estado nutricional de los niños de mi aldea, a aconsejar a las madres la importancia de llevar el control prenatal, que lleven a sus niños y niñas al puesto de salud a vacunarlos.

Terminando el programa aquí en la aldea hicieron una asamblea para formar un nuevo Organo de Coordinación. Yo asistí a la asamblea, cuál fue mi sorpresa que ya las personas me estaban eligiendo como presidenta del Organo de Coordinación. Acepté, porque con las capacitaciones ya estaba preparada para aceptar ser la presidenta. Ahora soy la presidenta, gracias a Dios me va muy bien. Mi primera hija lleva el segundo año de Perito Contador y la pequeña cursa cuarto primaria. Desde ese tiempo he luchado sola por mis hijas y a pesar de todos los cargos, tengo que visitar a niños que veo en estado de desnutrición y los he referido a un centro de recuperación en Guazacapán.



Términos de uso | Fuentes | Política de Privacidad