Aprende con SHEVA


Odilia Chub Chub - Alta Verapaz

Antes de iniciar en el programa Asociación Puente, y antes de iniciar a trabajar con el capital semilla, en mi familia veíamos mucha pobreza porque no pensábamos en hacer algo para ganar dinero y habían días que no tenía dinero para comprar una libra de azúcar, comíamos tortilla con chile y cuando mi esposo tenía trabajo comíamos un poco más, mis hijos querían cosas y comer más pero no podíamos comprarles. Por lo mismo, era que no podía guardar dinero. A mí me daba vergüenza hacer algo para vender, por eso nunca me atreví a buscar dinero para ayudarle a mi esposo.

Principales aprendizajes adquiridos al participar en el programa de Asopuente:

En grupo de ALAC aprendí la importancia que tiene guardar dinero, y así como le digo a mi esposo, que es mejor que esté allí porque si lo tenemos en la casa no lo vamos a ahorrar, rápido lo gastamos. Estando en la caja del grupo se que no voy a poder sacarlo. Entendí también el interés que se puede generar en el grupo. Ahorita tengo ahorrados Q.700.00 pero quisiera tener ahorrado más para hacer préstamos más grandes y así poder comprar más mercadería y agrandar mi negocio, porque los préstamos que de allí sacamos son para que nuestro negocio crezca y nosotros obtener más ganancias. La solidaridad que debemos de tener con nuestras compañeras al dar el fondo social también es algo que yo hasta allí aprendí, el visitar a nuestras compañeras enfermas o el esposo o a los hijos.

Después de un proceso de cambio:

Me costó acomodarme a la idea del negocio porque me daba lástima dejar a mis hijos solos en la casa y además no creía que me diera tiempo para hacer la limpieza en mi casa, los primeros días de ventas fueron duros. Las primeras capacitaciones para aprender a vender me ayudaron bastante para poder lanzarme al negocio. Cuando iniciamos a ahorrar nuestro dinero, me sentí contenta porque supe que en dentro de un año tendría nuevamente lo que estaba guardando. Después de haber repartido los ahorros de un año, logré comprar materiales para poder hacer mi casa de blok, alimentos para mi familia, ropa para todos mis hijos. Es por eso que yo le agradezco a Asociación Puente por abrirnos los ojos y darnos la idea de generar ingresos y darnos a conocer como mujeres. No quisiera que nuestro grupo de ALAC se termine, pues ya me acostumbre con mis compañeras de grupo, me siento contenta con ellas. En mi familia con mi suegra, cuñadas y otras dos familias, iniciamos nuestra ALAC familiar allí tengo ahorrados Q.300.00. Seguiré con mi negocio que es la venta de ropa nueva, como de niños, niñas y ropa íntima para damas.



Términos de uso | Fuentes | Política de Privacidad